ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 100€

Breve historia de la moda vegana

En 1995 se creó Matt&Nat, una de las primeras marcas en no usar componentes de origen animal en la confección de sus bolsos ofreciendo, en su lugar, materiales más sostenibles y novedosos. En 2001, dos hermanas de Queens, Erica y Sara Kubersky, abrieron la primera tienda cruelty free en Nueva York. Poco antes, en el Reino Unido, Robin Webb empezaba a confeccionar zapatos sin piel animal en lo que serían los inicios de Vegetarian Shoes, la primera marca de calzado vegano.

La marca estadounidense Vaute Couture hizo historia en 2013 en la Fashion Week de Nueva York al presentar la primera colección 100% vegana en las pasarelas. Seis años más tarde, Los Ángeles celebró la primera "Semana de la Moda Vegana".

En 2011, cuando Amapola Vegan Shop empezó su aventura, la oferta de moda vegana en Europa era prácticamente inexistente y conseguir variedad de productos suponía un gran reto. Por suerte, este es un movimiento imparable y una década después el panorama ha dado un giro radical poniendo a nuestro alcance un gran número de marcas veganas, responsables, sostenibles y con productos de una calidad excelente.

 

Materiales veganos

Consumir de forma responsable pasa por estar bien informados. Entre los productos que podemos encontrar en moda vegana hay una gran variedad de materiales, procesos de fabricación y factores a tener en cuenta al elegir una prenda o accesorio. A continuación, te hablamos de ellos:

 

Cuero vegano/Eco microfibras

cuero: materiales veganos

Conocido como "cuero vegano” es un material de gran durabilidad, a diferencia de las fibras vegetales. Está hecho de una mezcla de microfibras de algodón, poliéster y nylon (reciclado siempre que es posible). Todavía no existe un material 100% ecológico, biodegradable, pero estos son materiales producidos con el menor impacto ambiental, libres de CO2 y con todas las certificaciones Oeko-Tex. Su producción requiere menos cantidad de petróleo que la usada en el proceso industrial para el tratamiento de la piel y, lo más importante, es un material libre de crueldad animal.

Ver productos piel vegana

Recycled pet

Pet reciclado: materiales veganos

Mientras esperamos que la producción de plástico llegue a su fin, debemos hacer uso de tantos materiales reciclados como sea posible. La idea es extender al máximo su vida útil y ahorrar energía en el proceso de producción. El PET (Tereftalato de Polietileno) es un plástico muy usado en envases de bebidas y en confección textil. Debido a la naturaleza de sus moléculas, se lo considera no biodegradable. Por suerte, es altamente reciclable y existen alternativas como el reciclaje mecánico o el químico que disminuyen su impacto ambiental. Es una alternativa temporal que no nos hace olvidar que el objetivo final es eliminar los plásticos y conseguir una moda basada en una economía circular.

Ver productos Reciclados

Caucho natural

caucho natural: materiales veganos

El caucho natural (NR) es una emulsión (látex) que genera la salvia de varias plantas, siendo el Hevea Brasiliensis (árbol amazónico), una de las principales fuentes de sustracción. Tras su recolección, el látex es empleado para la producción de láminas de diferentes calibres para prefabricar, por ejemplo, suelas de zapatos. Entre sus muchas virtudes, cabe destacar su gran elasticidad y óptima resistencia a la abrasión.

Ver productos caucho

Algodón orgánico

algodón orgánico: materiales veganos

Los principales productores de algodón son África, India, Turquía y Pakistán.  El algodón orgánico debe cumplir tanto con requisitos medioambientales como de salud para sus trabajadores y sus consumidores. Las tierras de cultivo deben estar libres de tóxicos y tener las rotaciones necesarias. Las semillas no pueden estar modificadas genéticamente y en su proceso no pueden recibir sustancias químicas como herbicidas, pesticidas o fertilizantes. Para garantizar estos procesos existen los certificados de GOTS (Global Organic Textil Standard) y Fairtrade.

Ver productos algodón

Cáñamo

cáñamo: materiales veganos

El cáñamo es la fibra de la planta del Cannabis. Tiene una larga tradición (ya se usaba ocho mil años atrás) para la producción de papel, cuerdas, aceite o alimentos. Actualmente se ha recuperado su uso para medicinas, plástico, calzado y ropa. Tiene grandes propiedades, es un material antimicrobiano que absorbe la humedad por lo que mantiene los pies secos y frescos. Es una de las fibras vegetales más fuertes y robustas con gran resistencia a la rotura. Cabe destacar que su producción requiere un 50% menos de agua y cuatro veces menos espacio que el algodón, por lo que su rendimiento es muy superior.

Ver productos cáñamo

Corcho

corcho: materiales veganos

El corcho es la corteza del alcornoque y es un recurso natural renovable que se puede cultivar en condiciones orgánicas. Es muy duradero y excelente para el medio ambiente.
Portugal es su mayor productor. La primera extracción de la corteza se hace cuando el árbol tiene un mínimo de 30 años y para el segundo descorche deberán pasar entre 9 y 14 años más. Es impermeable y antibacteriano, además de ser muy ligero y transpirable. Los bosques de alcornoques albergan uno de los ecosistemas de mayor biodiversidad de Europa, por lo que su cultivo tiene un increíble impacto positivo para el plantea.

Ver productos corcho

Bambú

bambú: materiales veganos

Es uno de los materiales más sostenibles por su tasa de crecimiento. Un brote de bambú puede volver a crecer por completo en unas 4-6 semanas, eso lo convierte en un recurso renovable increíblemente efectivo. Su cultivo se localiza mayoritariamente en Asia sur oriental. Las fibras son extraídas de las varas de bambú y no contienen aditivos químicos. La tela final es muy suave, antibacteriana y antifúngica lo que lo hace perfecta para mantener la piel sana e inodora. El bambú es altamente transpirable gracias a los microespacios de la tela que ayudan a la absorción de la humedad y favorecen la ventilación: eso nos mantiene frescos en verano y cálidos en invierno.

Piñatex®

piñatex: materiales veganos

Piñatex® es un innovador material natural hecho de fibra de hoja de piña que fue creado en 1990 por Carmen Hijosa (Filipinas). Para su producción se usan las hojas de piña que se suelen desechar en las cosechas. Es un subproducto de la agricultura existente que supone un flujo de ingresos adicional para las comunidades agrícolas. Una vez que las hojas han sido despojadas de fibra, la biomasa sobrante puede usarse como fertilizante natural o como biocombustible. Piñatex® es un material natural, de origen sostenible y libre de crueldad.

Ver productos Piñatex

Fibra de manzana

fibra de manzana: materiales veganos

La fibra de manzana ha sido creada recientemente por Frumat (zona del Tirol, Italia) como alternativa al cuero. Su base deriva de los residuos de alimentos de la industria de la manzana. Con esta materia prima se da respuesta tanto al problema de los desechos como a la creciente demanda de alternativas ecológicas al cuero. El resultado es un material a base de celulosa con variedad de texturas, espesores y gofrados. Se está usando tanto en la industria del mobiliario como en la de la moda, por ahora bolsos y zapatos. Existe una gran tendencia en la investigación y creación de tejidos sostenibles a partir de desechos de fruta y setas, entre otros.

Ver productos fibra de manzana

Fibra de eucalipto

fibra de eucalipto: materiales veganos

La fibra obtenida de la pulpa de la madera del eucalipto se llama Tencel o Lyocell. Se desarrolló por primera vez en Estados Unidos en 1972 y luego fue mejorada y comercializada como Tencel. Su proceso de fabricación es similar al de la viscosa por lo que se trata de una fibra artificial de origen vegetal. El eucalipto es de fácil crecimiento y no necesita riego artificial, fertilizantes ni pesticidas. Las fibras, lisas y elásticas, son muy resistentes a las arrugas lo que las hace un gran aliado en la fabricación de prendas de vestir y complementos de moda. Es un material de gran durabilidad y absorción de la humedad.

Ver productos eucalipto

Lino

lino: materiales veganos

Cultivado e hilado desde el Antiguo Egipto, el lino es una fibra ecológica de gran importancia para la industria textil. Se extrae de la planta del lino del que se consiguen fibras en bruto que se hilarán y tejerán hasta convertirse en tela. No requiere pesticidas ni fertilizantes en su producción, no genera residuos y es totalmente biodegradable y reciclable. Se trata de un material antibacteriano, fungicida y resistente a la radiación UV. Sus propiedades aislantes aseguran el frescor en verano y la comodidad en invierno. A pesar de ser poco elástico y más rígido que el algodón, tiene una excelente resistencia.