ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 100€
RODILLO VEGANO FACIAL DE CUARZO ROSA
RODILLO VEGANO FACIAL DE CUARZO ROSA
€35.00

RODILLO FACIAL DE CUARZO ROSA

Rodillo facial de cuarzo rosa, de Potions.

El cuarzo rosa es una de las piedras curativas más bonitas que existen. Conocida como la piedra de Venus, la diosa del amor y la belleza, ya los egipcios creían en sus propiedades rejuvenecedoras. Es sin duda la mejor piedra para los tratamientos y rituales relacionados con el cuidado personal.

Además de poseer propiedades curativas para las emociones, ayuda a aliviar la tensión y el estrés en el cuerpo, elimina la ansiedad y aumenta el amor propio, algo esencial para disfrutar de una piel sana, suave y radiante.Como este rodillo tiene dos extremos diferentes, puedes utilizarlo para masajear la cara, el cuello y los ojos, y puede ayudar a combatir las arrugas y reducir la hinchazón.

Utilizar diariamente el rodillo facial Rose Quartz Roller aumenta el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno aportando nutrientes e hidratación a las células de la piel, además de aliviar el estrés en los músculos faciales que acumulan tensión a medida que envejecemos. Masajear los músculos faciales rígidos alrededor de la mandíbula, las mejillas y la frente puede ser muy terapéutico y ayuda a relajar la cara.

Combinado con algún aceite esencial, ayuda a que sus nutrientes penetren más profundamente en la piel aportando mayores beneficios como por ejemplo:

  • Mejora la circulación sanguínea, el tono de la piel y su elasticidad
  • Estimula la creación de colágeno y ayuda con los problemas sinusales
  • Equilibra el chi
  • Promueve el drenaje linfático
  • Reduce la hinchazón y las pequeñas arrugas
  • Atenúa y aclara el aspecto de las ojeras
  • Elimina toxinas
  • Disminuye visiblemente el tamaño del poro

Las piedras son elementos naturales y por ello cada rodillo es único en color y tamaño. Por ello, ten en cuenta que su aspecto puede variar ligeramente del de la imagen que se muestra.

Mantenimiento: Es muy importante que limpies tan sólo las partes de amatista (no las metálicas), siempre con una toalla ligeramente húmeda o seca y nunca utilizando productos químicos ni agua.